Inicio > Conciencia global, Solidaridad > Conversaciones en Roma para erradicar la mayor lacra de la Humanidad… En la encrucijada (I)

Conversaciones en Roma para erradicar la mayor lacra de la Humanidad… En la encrucijada (I)

Serie En la encrucijada

Esta entrada, forma parte de la serie “En la encrucijada” en la que mostraré los últimos datos sacados a la luz sobre los grandes problemas a escala global a los que se enfrenta la Humanidad, la escasez de los recursos, el agotamiento del sistema económico y social, así como el cambio climático y el daño medioambiental al que está sometido.

Corren tiempos difíciles y complejos, en los que nos hallamos ante una encrucijada en la que, dependiendo de las opciones que tomemos y el rumbo que elijamos, llegaremos a buen puerto, dando un Paso hacia delante en la Historia… o condenaremos a nuestra especie y al resto a una larga y agónica muerte…

Ahora nos toca a nosotros… ya no nos podemos escudar en nadie más… ¿actuaremos? ¿lucharemos? Está claro que si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?

Este artículo, trata sobre uno de los mayores problemas de la Humanidad desde el inicio de los tiempos… el HAMBRE, fruto, entre otras cosas de la injusticia en el reparto de los recursos en el planeta y de la dejadez y falta de voluntad política de los gobernantes durante toda la historia.

Hace tan sólo unos días, 16 al 18 de noviembre, tuvo lugar en Roma, en la sede de la FAO, la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria, entendiendo por este concepto, la disponibilidad, la utilización, la estabilidad y el acceso a alimentos inocuos y nutritivos a todas las personas, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en alimentación, para llevar una vida activa y sana.

A esta Cumbre se llegó arrastrando una situación de inseguridad alimentaria a nivel global que amenaza gravemente a la Humanidad.

La actual situación de escasez alimentaria es el resultado de 20 años de inversión insuficiente en agricultura y abandono del sector ya que, directa o indirectamente, la agricultura proporciona los medios de vida para un 70 % de los pobres del mundo, que se ha visto especialmente agravada por la crisis financiera y económica mundial, con la reducción en el empleo, ha fomentado la pobreza, especialmente entre los más desfavorecidos, que además de contar con menos recursos, tienen que pagar más por los alimentos cuyos precios se han mantenido elevados de manera persistente.

 Todo ello ha conducido a una espiral creciente en el número de personas que padecen hambre, incrementándose implacablemente hasta superar el billón, un sexto de la población mundial. Las últimas estimaciones de la ONU indican que la población se incrementará en un 50% hasta superar los 9000 millones en 2050, a las que habrá que, además de asegurarle una producción suficiente de alimentos, garantizar su acceso a la alimentación que necesitan para llevar una vida activa y saludable.

La FAO calcula que la producción agrícola tendrá que aumentar en un 70 % de aquí al 2050. Es por ello, que los países pobres necesitan los instrumentos de desarrollo, económicos y de política precisos para impulsar su producción y su productividad agrícolas. Es necesario aumentar la inversión en la agricultura y fortalecer dicho sector, que es fundamental para que estos países puedan reducir el hambre y la pobreza y fomentar el crecimiento en el conjunto de su economía.

Salón plenario, sede central de la FAO

Estamos, por tanto, ante una grave situación de inseguridad alimentaria a nivel global, que amenaza a la Humanidad, y a la que hay que manejar mediante una serie de medidas, que puedan hacer frente a una serie de desafíos esenciales como son,

  • el comercio justo para los países en desarrollo.
  • que todos los agricultores tengan ingresos comparables a los del resto de sectores económicos.
  •  invertir en infraestructuras agrícolas y rurales, modernizando los medios de producción y con ello la productividad y producción de alimentos.
  • gestionar eficazmente a través de mecanismos de reacción temprana las crisis alimentarias mundiales, sabiendo que al menos 30 países las tienen.
  • conseguir que todos los países estén preparados para adaptarse al cambio climático y mitigar sus efectos negativos.

J.M. Barroso, presidente de la Comisión Europea, dirigiéndose al pleno de la Cumbre

Para llegar a un acuerdo acerca de las medidas necesarias a tomar para afrontar esta grave crisis, la FAO propuso la celebración de esta Cumbre, que si bien ha sido un paso importante en el avance en la lucha contra el hambre, ha faltado concretar objetivos cuantificables y plazos más específicos.

Sesenta Jefes de Estado y de Gobierno y 191 ministros de entre los 182 Estados Miembros de la FAO, así como la Comunidad Europea, acudieron a la Cumbre. Entre las diversas personalidades que intervinieron se encontraba el Papa Benedicto XVI, quien aseguró que las reglas que regulan el comercio internacional deberían estar separadas de “la lógica del lucro visto como un fin en sí mismo”.

En la Declaración conjunta, realizada por todos los países asistentes, destacan varios compromisos, entre ellos los de,

  • Alcanzar el Primer Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir el hambre a la mitad para 2015.
  • Invertir la tendencia decreciente de las inversiones nacionales e internacionales en producción sostenible y la productividad agrícola, seguridad alimentaria y desarrollo rural en los países en desarrollo e incrementar de forma significativa su porcentaje en las ayudas públicas al desarrollo.

Otra de las materias de las que se habló activamente en esta Cumbre, fue el Cambio Climático, el otro gran problema al que se enfrenta nuestra sociedad, ya que supone graves riesgos adicionales para la seguridad alimentaria y la agricultura, y cuyos efectos revistirán especial peligro para los pequeños agricutlores de los países en desarollo, especialmente los menos adelantados y para las poblaciones que ya son vulnerables. En este tema me extenderé en otro artículo de “En la Encrucijada”.

¿Cuanto tiempo nos quedará de disfrutar de la bendición maravillosa de paisajes como éste?

Las soluciones para hacer frente a los desafíos planteados por el cambio climático deben comprender opciones de mitigación y un firme compromiso a la adaptación de la agricultura, incluso mediante la conservación y el uso sostenible de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura. 

Así pues, se acordó igualmente “enfrentarse de forma proactiva a los desafíos que el cambio climático plantea a la seguridad alimentaria y a la necesidad de adaptación y de mitigación en la agricultura,  con particular atención a los pequeños productores agrícolas y las poblaciones vulnerables. 

Sin embargo, tras las conversaciones de Roma, la sensación final que se percibe, el sabor de boca que perdura, es de que se trata de compromisos e intenciones positivas, pensamiento más o menos claramente expresado por las palabras del Director  General de la FAO, que dejan entrever la  falta de solidez material de las conclusiones de esta Cumbre,

Estoy convencido que juntos podemos erradicar el hambre de nuestro planeta, pero debemos pasar de las palabras a la acción. Actuemos para lograr un mundo más próspero, justo, equitativo y pacífico. Pero sobre todo, actuemos rápido porque los pobres y los hambrientos no pueden esperar.

Ahora nos queda la sensación de que quizás una oportunidad más se haya perdido, porque 2015 está a la vuelta de la esquina y no hay plazos para la erradicación total del hambre.

Y la vida continúa... lucharemos porque sea cada vez mejor

En esta época de cambios, convulsa de idas y venidas, a todos los niveles, se hace muy difícil hacer un pronóstico más o menos acertado a medio plazo, tanto más si tenemos en cuenta que se trata de la agricultura, un sector dependiente como pocos de los vaivenes del clima y de las fuerzas de la naturaleza.

Y el clima, hacia donde irá el cambio, su gravedad,  y su evolución en el tiempo es algo que desconocemos. Es un sistema caótico en el que no solo influyen los factores terrestres, sino que hay que tener en cuenta la actividad solar y sus ciclos, que bien podrían confundirnos y no dejarnos ver los efectos reales de las variaciones en el clima y de la influencia de la actividad humana sobre él.

Nos queda esperar muy atentamente. Estamos ante la encrucijada más importante de la Historia de la Humanidad…

Anuncios
  1. The Boss
    25 noviembre 2009 en 13:55

    Si todos sabemos quién son los responsables del cambio climatico.

    Lo somos todos. Pero muy en especial los que se forran de dinero y nadan en la opulencia, bañada de de la sangre de los seres vivos (Humanos, Animales, Plantas….) asesinados de las formas mas crueles que se nos puedan imaginar y por la destrucción de sus habitats, que les mata de hambre y enfermedades.

    Siento tener que decir esto y se que me vais a tomar por loco. Hay que acabar con la civilizazción como la conocemos ¡Ya!

    Ya es demasiado tarde para salvar todo lo que teniamos y pasaran miles de años antes de que lo podamos recuperar solo la mitad. Siempre y cuando comencemos hoy mismo a construir una civilización sostenible, donde ningun “Iluminado” pueda incitarnos a repetir las babaries que hemos cometido contra la Madre Tierra y Naturaleza.

    Si no comenzamos HOY la reforma, será demasiado tarde y nos extinguiremos. Sobre todo los pobres. Ya que los poderosos abandonarán el barco (como las ratas) antes de que este se hunda.

    Se irán a otro planeta y comenzarán de nuevo con este ritual macabro, que nos ha llevado a la destrucción. Y dirán que lo hacen por el bien de los pobres. Que tengan pan para hoy y habre, miserias, guerras y enfermedades mañana.

    De todos todos nosotros depende dar el paso mas importante para la humanidad.

    ¿O nos volveremos a encojer de hombros?

  2. 25 noviembre 2009 en 17:30

    Hola Boss !! no estas loco… has dicho lo que mucha gente ya piensa, que hemos llegado a un punto de no retorno en el que van a tener que cambiar muchas cosas si queremos seguir viviendo en un mundo como el que teníamos, o por lo menos parecido.

    La sociedad como tal ha llegado a su punto más bajo. Es necesaria una reforma, al igual que el siglo XX trajo la luz de las democracias y el triunfo sobre los totalitarismos, con el fin de la Segunda Guerra Mundial y la caída del Muro de Berlín, el siglo XXI será el siglo de la Conciencia Global, del encuentro con los valores auténticamente humanos, del reconocimiento de la naturaleza como Madre de todos y de la verdadera espiritualidad.

    Lo bueno, es que para los que queremos un mundo nuevo es todo un reto y a la vez una guía para el camino.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: