Inicio > Conciencia global, Ecología, Otros animales > La impotencia de la justicia… un nuevo mártir ha amanecido

La impotencia de la justicia… un nuevo mártir ha amanecido

Otro martir más…

Mártir 3

Otro mártir más de los cavernícolas a motor

Hay días en los que el sol amanece envuelto en la tela carmesí de los que justo acaban de tomar camino hacia las tierras del espíritu.

Son días en los que el MAL madruga para emprender con alevosía y los últimos trazos de nocturnidad, su ajetreado plan de tinieblas.

Son días en los que la impotencia de la justicia de papel brilla en su propia inutilidad, regodeándose en su propias limitaciones, clamando en el limbo de los que se dicen a sí mismos, que todo es legal en las tierras de la propia ilegalidad.

Esta es una historia que ilustra muy claramente las carencias que presenta nuestra especie y las virtudes que como individuos podemos mostrar.

Una historia de luces y sombras, de héroes y villanos, de víctimas inocentes y de Pilatos que lavan sus manos en sangre… Una historia que siendo tan repetida, sigue impactándonos con el brillo de lo vital, acaparando la primera plana de nuestra conciencia.

Es la HISTORIA de la Humanidad, repetida desde los albores de la civilización, grabada desde el inicio de los tiempos en la memoria de nuestro inconsciente colectivo… Distintos los nombres, pero iguales protagonistas… son los ARQUETIPOS de la lucha universal desde los inicios del universo, el juego mortal y purificador del Orden y el Caos. 

The Boss

The Boss of Cats

Hoy ha sido un dia muy triste para mí. He vuelto a ver el horror que supone la muerte de dos inocentes.

Antes de que amaneciese me llamó por teléfono un vecino de mi barrio, que conoce mi lucha personal por la dignidad de los animales. Estaba muy afectado y horrorizado por lo que había presenciado, y me rogaba que cogiese mi cámara de fotos y acudiera lo mas rápido que pudiese al sitio donde el había visto, como un desaprensivo terminaba con la vida de un precioso zorro que varios vecinos alimentaban  desde hace meses.

Su rostro era un poema y su llanto inconsolable solo permitía entender algunos de sus balbuceos. Repetía obsesivamente. “La culpa es nuestra por haberle dado de comer”.

Mártir 1

¿Qué mal cometió, a quién molestó? ¿POR QUÉ? Quiero saber porqué...

El animal bajaba del monte todos los días y se acercaba a la parte trasera de los corrales a buscar esa comida que le dejaban algunos vecinos en la puerta de los mismos. Pero hoy en vez de volverse al monte después de comer, se bajó a la carretera. En ese momento pasaba un desaprensivo que en vez de frenar aceleró y desvió la trayectoria del vehículo para atropellarlo.

Cuando llegué pude ver que las salpicaduras de sangre llegaba hasta veinte metros de distancia de donde estaba el animal. Fue un asesinato despreciable. 

Decidí denunciarlo al SEPRONA, ya que el vecino conocía el coche y al conductor que había cometido este asesinato tan cruel. La respuesta del agente que estaba de guardia me heló el corazón,
 
Los zorros son animales cinegéticos y se pueden cazar, lo siento no podemos hacer nada.”

No lo pude remediar y le insulté repetidamente. Me colgó el teléfono sin replicar.

Mártir 2

En un mundo de monstruos, le condenaron por su curiosidad e inocencia

Para rematar la tristeza de este amanecer, cuando estábamos apartando al zorro de la carretera para evitar que se convirtiese en un “Tatuaje de la Vergüenza”, pudimos contemplar como un gato siamés cruzaba corriendo la carretera justo cuando pasaba otro coche. Esta vez el conductor frenó bruscamente para evitar el atropello. Pero no lo consiguió. No se detuvo a ver si seguía vivo continuando su camino, pero al menos intentó no matarlo.

Con el alma rota nos acercamos al animal y pudimos comprobar que no se podía hacer nada por él. También le retiramos de la carretera.

Regresé a mi casa muy triste y abatido.

Vaya mierda de día.

The Boss of Cats

Las imágenes perdurarán en nuestra retina y su historia digital en nuestra memoria.

Desde hoy los ojos de este mártir inocente de la barbarie cavernaria nos mirarán fijamente, brillando en el sueño de la razón, señalando a los monstruos que pululan a sus anchas, luciendo los desmanes de su propia vacuidad, sus hechos desafiantes a toda lógica, hijos de su propio desecho mental, inmunes a todo esfuerzo civilizador, y a toda esperanza socializadora.

Y desde hoy también… esos ojos nos mirarán también a nosotros, pidiendo justicia… Que su muerte no haya sido en vano…

Réquiem también, por la otra víctima inocente de la carretera, por todas las que día a día abandonan este valle de lágrimas para descubrir los pastos siempreverdes que esperan más allá a todos aquellos que cruzan el Arco iris.

Gracias a The Boss of Cats por esta denuncia pública, por esta bella narración llena de sentimiento y de tristeza por los mártires de esta barbarie.  Él ha tratado por todos los medios de que haya justicia… pero ya sabemos lo que ocurre en este país… Cambiarlo depende de nosotros… SÓLO DE NOSOTROS, nadie nos va a hacer nuestro trabajo.

Anuncios
  1. Común
    13 noviembre 2009 en 0:29

    Te comprendo perfectamente. Yo también estoy harto de recoger gatos destripados en las calles de mi ciudad. Por suerte, se trata de accidentes, quiero creer que la gran mayoría de conductores no ha podido evitar el atropello. Consuélate: pese a la apariencia terrible, la muerte es inmediata por efecto del violento golpe.

    • 13 noviembre 2009 en 2:43

      Hola Común, bienvenido !! Yo no he recogido ninguno pero desafortunadamente vivo en un pueblo con mucho camionero y tráfico y me duele muchísimo ver a los pobres, como la gente pasa de ellos, ya no sienten la más mínima empatía ni respeto hacia esos cuerpecitos… no se dan cuenta de las maravillas que encierran, de su perfección… son únicos, son muestras vivientes de la maravilla de la evolución y de la complejidad de la vida…

      ¿Pero ellos que van a saber? son profundamente ignorantes, quieren seguir ciegos y sordos… y además cuanto más lo son peor tratan a los demás seres que habitan con nosotros el planeta…

      Es insufrible tener que soportar a este tipo de individuos que se creen listos y lo único que hacen es dejar a nuestra especie a la altura del betún.

      Quizá la evolución se equivocó con nosotros y no somos más que un error que, más pronto que tarde, tendrá “solución”… jeje… irónico… tanto presumen de ser los reyes de la creación, y tanto que caerán como ídolos con pies de barro, aniquilados por las fuerzas de la naturaleza, sobre la que tan superiores se creen.

  2. Iñaki
    13 noviembre 2009 en 0:44

    Puede ser un “punto negro”?Igual se podria señalizar.

    • 13 noviembre 2009 en 2:46

      Hola Iñaki, bienvenido también !! Los pueblos funcionan de manera peculiar… imagino que dependerá de si hay subvención o no… o de si pasa cerca del pueblo… desgraciadamente, el resto les importa un comino… esto es España, Europa queda muy lejos de aquí…

  3. 13 noviembre 2009 en 2:37

    Dios mío, Boss… estoy sin palabras… no me lo puedo creer… pero sí puedo llegar a atisbar lo que sientes… no es igual presenciarlo, porque las imágenes quedan en la retina, quizá para siempre, pero sólo imaginar los cuerpecitos sangrantes en el asfalto me llena de lágrimas… mientras la sangre me hierve con el comportamiento de algunos monstruos…

    No hay calificativos para lo que has presenciado… ni para lo que has tenido que aguantar a un supuesto agente del orden… digo supuesto, porque un verdadero agente JAMÁS SE COMPORTARÍA ASÍ… hay personas que deshonran los uniformes que llevan y a la especie a la que pertenecen…

    Justicia… pediremos justicia…

    Lo siento en el alma, Boss… algo se podrá hacer, entre todos lo haremos…

  4. Anónimo
    10 noviembre 2010 en 14:05

    ..Yo tenía de niña una perrita de seis meses, cuando mi padre iba con ella , un desgraciado metió su coche en la cuneta para atropellarla sin que mi padre pudiera hacer nada, y s e dió a la fuga; la perrita no murió, pero sufrió rotura de la columna vertebral, y pasamos un mes con el animalito paralizado e intentando jugar conmigo mientras arrastraba sus patitas traseras……como comprenderéis hubo que sacrificarla, y fué la única vez en mi vida que ví a mi padre llorar, mi padre era cazador, pero en casa siempre hubo perros, y la crueldad mas grande que le ví hacer fué atar una bota al cuello de un perro para que la arrastrase, por que el perro no paraba…… como comprenderéis al perro se la traía floja la bota dichosa, ni se enteraba, por que era muy grande; nunca supimos quien fué el animal que la atropelló, pero Dios castiga sin palo ni piedra……..aaunque sigue habiendo animales como aquel……..

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: